Cuando lo único que tienes es TIEMPO

“A veces hay que dejar de remar y permitir que la vida te muestre el camino” -Rumi

O dicho en otras palabras, sin metáforas: a veces, para avanzar en la vida, es mejor no hacer nada y dar espacio para que la vida acontezca. Pero como nos gusta aferrarnos a esos remos y tener el control de cada ola, marcando siempre la dirección a quien sabe donde. Y es que al ego le encanta controlarlo todo, de hecho esa es su función, odia la típica frase de “let it go” o “let it be”…le tiene más bien pánico. Supongo que el ego no es nada más que un títere movido por el miedo -o es al contrario?-, esa fuerza que teme cada espacio en blanco, el silencio, la quietud, lo que vendrá, la incertidumbre, y va hablándole a tu mente con frases como “¿y si no sale bien?”, “¿y si te quedas sin nada?”, etc.

Pero… ¿qué pasa si paras en seco de remar, no por unos minutos, ni por unas horas, sino por unas semanas? Estamos poco acostumbrados a hacerlo tal y como está el mundo ahora, en la sociedad actual, incluso si te lo propones y lo haces, la propia inercia de la frenética aceleración de la sociedad te mueve y te balanceas…qué difícil dejar los remos, sentarse cómodamente en la barca, cerrar los ojos y simplemente escuchar los sonidos del cielo y el mar y sentir el balanceo de las olas que te llevan por ese camino que no has elegido conscientemente. Y los que lo hacen..¿ son unos cobardes o unos valientes? ¿Hacer lo contrario a lo que hace la mayoría no es acaso ser revolucionario? Atreverse a vivir la realidad con otra perspectiva, solo para observar qué pasa…como el hombre que salió de la caverna.

Y entonces paras.  Y entonces el vacío y la inmensidad del cielo y el mar te superan.Y entonces sale todo.

De vez en cuando, si uno lo permite, se dan esas épocas de transición entre una etapa y otra de la vida, ya sea al acabar la carrera, al irte de un trabajo o al volver de un viaje, por ejemplo. Y si no has hecho planes más allá, te encuentras con un auténtico vacío, con un cuadro en blanco. Sabes que tienes que coger los remos y remar a alguna dirección, coger ese pincel y empezar a pintar, para que el mundo te vea que estás haciendo algo y huir de ese “no hacer nada” tan temido. Eso es lo que muchas veces instintivamente hacemos: planear, buscar, moverse hacia nuevos horizontes. Pero sé valiente y quédate ahí…en el punto medio entre todos los caminos posibles. Piensa, siente, ordena, coge aire, obsérvate, disfruta. Tienes tiempo. De hecho solo tienes eso. ¿Qué ocurre entonces cuando nos atrevemos (y escogemos) a parar y nos limitamos a fluir durante un tiempo?

Te aburres. Ves infinitas posibilidades sobre tu vida, mil caminos, pero no coges ninguno. Te quedas ahí, de pie, o sentado, y observas toda la gente corriendo arriba y abajo, sin inmutarse de tu presencia, parece que no estés en la rueda entonces eres como invisible. El mundo avanza rapidísimo, sale el sol, no haces nada y se vuelve a ir. Te pierdes. Te sientes insegura. Piensas tanto que al final no haces nada. Haces una lista de todas esas cosas que hace tiempo que quieres hacer. Ya no le ves el sentido. Haces otra lista. Te das cuenta que tienes tiempo para probar todo eso que hacía tiempo querías probar: yoga, curso de baile, curso de cerámica, visitar a ese amigo que vive lejos, leer esos 6 libros, etc. Pero acabas haciendo poco. Y tienes miedo otra vez, de no encajar nunca más en esa acelerada sociedad, porque el ritmo de tu interior ahora tiene su propia velocidad y no está sincronizado con el reloj social. Te has cuestionado tantas cosas, te has escuchado tanto porque tenías algo que parece que poca gente tiene: tiempo. Y coraje: para adentrarte en las profundidades de tu alma.

No solo la mente para, también tu cuerpo, y todo tu conjunto tiene que adaptarse a la nueva situación, estés donde estés, y es entonces cuando también pueden aparecer esos males físicos que con la constante actividad que llevabas antes no los dejaste salir. ¿Qué te dicen esos dolores en cada una de tus partes del cuerpo? Tienes tiempo de escucharlos y en vez de ir corriendo al médico, te interesas por terapias más suaves, investigas sobre tu alimentación, actúas con coherencia, hablas con tu cuerpo, te relajas mental y físicamente, reflexionas sobre los siguientes pasos que podrías tomar y tienes tiempo para ver cómo reaccionas a esos cambios que vas incorporando en tu vida.

Estas transiciones son bendiciones del universo, las necesitamos y las merecemos. A lo mejor no podemos estar sin remar durante meses cada año, pero estas largas transiciones entre etapas te ayudan a darte cuenta de lo importante que es el tiempo y aprendes a dejar de remar de vez en cuando, en cualquier etapa que estés. Hay gente que nunca se las permite, gente que abusa, gente que tiene tiempo pero no consciencia y desaprovecha esa oportunidad para estar delante de la televisión sin observarse ni pensar ni sentir. La verdadera bendición y aprendizaje es cuando escuchamos todos esos monstruos y también ángeles que habitan dentro nuestro y solo salen cuando hay quietud en nuestro alrededor, en nuestra mente y en nuestra alma.

Ser valiente para estar ahí salga lo que salga cuando pares de remar, aunque dé miedo porque la rutina y el ajetreo del día a día tapone toda voz de nuestro interior. Ser valiente para confiar en la vida y tomar el camino que tiene que ser en ese momento de tu vida, y lo sabrás porque te has escuchado.

Ser valiente para dejar de remar, caerse de la barca, hundirte en la profundidad del mar, sentir esa oscuridad, silencio y quietud, tocar con los pies en el fondo y tener la fuerza para impulsarte de nuevo, salir a flote, coger los remos y dirigirte a otro lugar.

fb_img_1484227061950

One thought on “Cuando lo único que tienes es TIEMPO

  1. J L Bell says:

    Spanish is my second language and I admit I’m not very good at it but I loved trying to tease through your thoughts and ideas. Im excited to see where you go from here.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s